Se puede decir con toda certeza que nadie pasa por tantos cambios como una mujer. Estos cambios, que comienzan en la infancia y pasan por la edad adulta, son naturales y comunes a todos, pero eso no significa que una mujer no sienta todos los efectos que proporcionan.

Desde el comienzo de la ovulación con la menstruación, pasando por el embarazo y la menopausia, hay varias verdaderas tormentas de hormonas que el cuerpo recibe. Pero durante todas estas idas y venidas, pueden surgir algunos problemas, como la baja progesterona en las mujeres, por ejemplo.

Explicar por qué ocurre esto no es una tarea sencilla y precisamente por eso hablaremos en detalle de cada aspecto que implica este fenómeno e indicaremos cuáles son los mejores tratamientos para ello. Pero antes de nada, ¿sabes qué es la progesterona?

¿Qué es la progesterona?

La progesterona es una hormona producida por los ovarios y está presente durante todo el ciclo menstrual, liberándose en la segunda fase del ciclo, es decir, entre 14 y 15 días después de la menstruación.

Esta hormona es muy importante en el proceso de embarazo de la mujer, siendo la responsable de preparar el endometrio para un posible embarazo. Cuando no se produce la fecundación, el nivel de progesterona desciende y el cuerpo comienza el proceso de menstruación, iniciando un nuevo ciclo. De lo contrario, el nivel de progesterona aumenta para proteger el útero durante el embarazo.

¿Cuáles son los niveles normales de progesterona?

En primer lugar hay que entender que a lo largo del ciclo menstrual el nivel de progesterona varía, siendo más bajo en la primera fase del ciclo y más alto en la segunda, por lo que a la hora de analizar los niveles hay que tener en cuenta el momento del ciclo menstrual. Sabiendo esto los niveles normales de progesterona son:

  • Hasta 1 ng/ml al principio del periodo
  • Menos de 10 ng/ml antes de la ovulación
  • Más de 10 ng/ml después de la ovulación

La progesterona en el embarazo

Como hemos hablado antes, durante el embarazo los niveles de progesterona en el cuerpo de la mujer son más elevados, pudiendo alcanzar hasta 90 ng/ml en el primer y segundo trimestre del embarazo.

Su función principal en todo este periodo es precisamente proteger el útero, y ayudar en el desarrollo del embrión, previniendo los abortos espontáneos, es decir, cuando hay una baja de progesterona en la mujer al principio del embarazo hay un mayor riesgo de aborto. Los cambios de humor en las mujeres embarazadas y las primeras náuseas también están provocados por la progesterona.

Prueba de progesterona

La prueba para medir el nivel de progesterona en las mujeres se realiza mediante análisis de sangre. Suele realizarse durante el control prenatal para medir el aumento del nivel de esta hormona, pero puede ser necesario realizar esta prueba en otros momentos de la vida de la mujer.

Como en los casos en los que hay dificultades para quedarse embarazada, verificando así si el cuerpo está produciendo los niveles ideales de progesterona y si la mujer tiene algún problema de infertilidad y también en los casos de menstruación irregular, para descubrir la causa del problema.

Dado que los niveles de progesterona varían mucho, puede ser necesario realizar la prueba más de una vez en el mismo día o durante algunos días. Siempre es importante informar a su médico si está tomando alguna píldora anticonceptiva. Muchos de ellos contienen progesterona, que puede alterar los resultados de la prueba.

Problemas de la baja progesterona en las mujeres

Tras un análisis de sangre, el resultado puede mostrar que tus niveles hormonales son normales o que tienes la progesterona alta o baja. Explicaremos con más detalle lo que pueden indicar estos resultados y los posibles problemas.

Progesterona alta

Cuando el resultado de la prueba apunta a una progesterona alta puede ser un buen indicio para las mujeres que quieren quedarse embarazadas, pero cuando el resultado supera los niveles normales hay que estar alerta, sobre todo si no hay embarazo.

Una progesterona elevada puede indicar la existencia de quistes en los ovarios, una producción anormal de la hormona por parte de las glándulas suprarrenales, cáncer de ovarios y también la menopausia. Algunos de los síntomas que algunas mujeres pueden experimentar debido al aumento de esta hormona son:

  • Fatiga y debilidad excesivas;
  • Retención de líquidos e hinchazón;
  • Aumento del apetito.

Progesterona baja

En algunos casos los exámenes también pueden señalar un nivel bajo de progesterona en la mujer, lo que puede ser extremadamente negativo en la edad fértil, ya que ésta es una de las principales hormonas para que se produzca y mantenga el embarazo.

Cuando estos niveles son bajos durante el embarazo, las posibilidades de aborto son mayores. Este resultado puede estar relacionado no sólo con la infertilidad, sino también con un ciclo menstrual irregular, el estrés y también una dieta inadecuada. Los síntomas que pueden experimentar algunas mujeres son:

  • Pérdida de la libido;
  • Menstruación irregular;
  • Cambios de humor y aumento de peso.

Es decir, los niveles bajos de progesterona pueden indicar infertilidad, pero es necesario repetir las pruebas durante unos días para comprobar si los niveles se mantienen realmente bajos. Además, en algunos casos es posible invertir este resultado.

Para las que están intentando quedarse embarazadas esta noticia no es buena, pero hay que mantener la calma y buscar un médico para empezar el tratamiento. Como hemos visto el estrés es una de las posibles causas del bajo nivel de la hormona, por lo que es muy importante controlar la ansiedad en este momento.

Tratamiento de la progesterona baja

Para tratar la progesterona baja en mujeres que buscan quedarse embarazadas o regular el ciclo menstrual es necesario buscar un médico endocrinólogo que analice cada caso de forma individual.

El medio más indicado para la sustitución de la progesterona es la terapia hormonal, que puede realizarse mediante el uso de medicamentos orales, geles o cremas vaginales o tópicas e incluso con el uso de anillos vaginales.

Además es necesario conciliar este tratamiento con el control de las emociones. El estrés también puede ser un gran enemigo para aumentar el nivel de progesterona. Es necesario mitigar el estrés y la ansiedad. Intenta realizar actividades físicas, o actividades relajantes como el yoga.

Alimentos que ayudan a aumentar la progesterona

También es necesario cuidar la alimentación, a menudo el problema de la progesterona baja está relacionado con la falta de nutrientes y una mala dieta. En este caso es necesario dar paso a las verduras, hortalizas y frutas. Busque alimentos orgánicos y deje de lado los alimentos procesados como los enlatados y los embutidos.

Como has podido comprobar, la progesterona es un tipo de hormona que la mujer necesitará tratar en casi todas las etapas de su vida, ya sea por su vida sexual, por el aumento o la pérdida de peso o simplemente por su salud.

Es algo que forma parte de la vida de cada uno y precisamente por eso es tan importante mantener siempre los exámenes en días para comprobar si hay algún problema de progesterona alta o baja en las mujeres.
Recuerda que siempre hay formas de tratar y solucionar los problemas causados por esto, así que no desesperes si te está pasando. Siga siempre los consejos del médico y haga el tratamiento de la manera correcta. Con el tiempo, todo se solucionará y estarás completamente sano.

Ver también: Café de la menstruación Borra - ¿Qué es?
Foto: GabiSanda