Los bebés son tan bonitos, lindos y olorosos, ¿verdad? Pero para mantenerlos así son necesarios algunos cuidados que además de asegurar el aspecto cutre proporcionarán una salud adecuada lejos de enfermedades, malos olores y las tan temidas erupciones. Pero, en definitiva, ¿cuál es la forma adecuada y cómo limpiar al bebé correctamente?

Normalmente los bebés más pequeños necesitan más cambios de pañales y más cuidado con la higiene, ya que suelen ensuciar los pañales más a menudo que los más grandes. En los primeros meses de vida, como suelen hacer caca justo después de las tomas y aún no saben controlar la orina, el cambio de pañales puede llegar hasta 8 veces en un día. A medida que crecen, los cambios de pañales disminuyen progresivamente, y sólo deben cambiarse cuando estén sucios o con gran cantidad de pis.

Como la región íntima del bebé es muy delicada, la limpieza debe hacerse de forma minuciosa y delicada. Contar con la ayuda de productos y objetos aptos para su uso en bebés. Algunos padres optan por limpiar al bebé con la ayuda de un algodón y agua tibia, mientras que otros, incluso por practicidad, utilizan la ayuda de toallitas húmedas. Existe una amplia lista de marcas y productos para la higiene del bebé, pero es aconsejable optar por aquellos sin perfume o de marcas adecuadas y conocidas por probar dermatológicamente sus productos. De este modo, se evita la aparición de posibles alergias por productos de higiene.

Después de realizar todo el procedimiento de limpieza del bebé, eliminando todos los residuos de pis y heces, es imprescindible el uso de una pomada para las rozaduras. La orina es muy ácida, y al permanecer durante un tiempo detenida en el pañal puede provocar edemas y erupciones graves, que aportan dolor y malestar al bebé. Con el uso de la pomada, la parte íntima del bebé estará protegida hasta el siguiente cambio de pañal. Una alerta que siempre es bueno señalar es en relación con la higiene de las manos. Antes de realizar cualquier procedimiento de limpieza del bebé, especialmente el cambio de pañales, hay que lavarse bien las manos con agua y jabón, para no llevar las bacterias a la zona de la vagina, el ano y el pene del bebé, reduciendo el riesgo de infecciones urinarias.

Higiene íntima - ¿Cómo limpiar a las niñas?

Para aquellos que piensan que el cambio de pañal un momento siete cabezas bicho, cuando dice que es en una chica entonces realmente asusta, especialmente los papás. Los genitales femeninos por estar formados por varias pieles que cubren la vulva necesitan un cuidado más exhaustivo, ya que entre estos pequeños pliegues entran residuos de heces. Además de ser cuidadoso con cada detalle, debes prestar atención a la posición donde y cómo se pasa el algodón o el tejido humedecido en la región.

El procedimiento correcto es limpiar siempre de adelante hacia atrás, desde la vagina hasta el ano. Debido a que el procedimiento que se realiza a la inversa, hace que las bacterias contenidas en el ano y en los restos de heces sean llevadas a la vagina generando infecciones. La limpieza debe hacerse normalmente con un algodón y agua tibia o con un pañuelo humedecido, o mediante el baño con agua y jabón adecuados para el bebé.

Un gran temor de los padres inexpertos es que durante la limpieza de la zona íntima se lastime y se cause algún daño al himen de la vagina del bebé. Y no existe tal posibilidad, ya que la limpieza se realiza externamente y debe llevarse a cabo con la máxima delicadeza. Con los dedos puedes separar los labios mayores y limpiar cuidadosamente toda la región. No es necesario frotar con fuerza, después de todo la vagina tiene su protección natural y debe ser mantenida también. Después del procedimiento de higiene se debe secar bien la zona con una toalla suave y utilizar la pomada antidolor. Después de todo este proceso, cámbiate de ropa normalmente. Una advertencia muy importante para las mamás es que en ningún caso se deben utilizar jabones íntimos con los bebés porque alteran el pH de la vagina.

Ver también: ¿Qué pañal es mejor para el día o la noche?

Fotos: jon hayes, mary