Aparecen algunos síntomas diferentes, pechos más grandes de lo normal, empiezan a aparecer náuseas matutinas y se nota un retraso menstrual. Haz un test de embarazo en la farmacia y ¡¡¡positivo!!! Enhorabuena, estás embarazada. Y pronto llega la duda, ¿hasta cuándo estoy embarazada?

Los cambios en el cuerpo en los primeros días no siempre son perceptibles y se confunden fácilmente con los síntomas del síndrome premenstrual, sobre todo para aquellas que sufren mensualmente con síntomas muy fuertes como calambres, dolores de cabeza intensos y también náuseas. Estos síntomas también pueden aparecer en los primeros días del embarazo.

Según los especialistas, los síntomas suelen aparecer entre 15 y 20 días después de la fecundación. El recuento que le indicará el tiempo de embarazo se basa en la fecha de su última menstruación, también llamada DUM por el ginecólogo/obstetra, y que figurará en su tarjeta prenatal como identificación.

Todo el mundo sabe que un embarazo debe durar alrededor de 9 meses, por supuesto que hay riesgos de parto prematuro, pero se considera que es el tiempo previsto. Sin embargo, tu ginecólogo no calculará tu embarazo por el número de meses que tienes, sino por el número de semanas.

Algunos creen que hubo este cambio para darle un nudo en la cabeza a las mamás que no pueden entender estas cuentas y mucho menos cuántas semanas es tal mes. Pero créanme que el objetivo de este cambio es definir con mayor precisión el momento de la gestión del feto, ya que cada semana el feto sufre grandes e importantes cambios en su desarrollo, como la formación del corazón, la separación de los dedos de las manos y los pies y la aparición de los ojos. El recuento gestacional a través de las semanas vino a permitir a los padres y al obstetra seguir el desarrollo exacto del bebé.

¿Cómo calcular el tiempo de embarazo?

El cálculo que informará del momento del embarazo es la fecha de la última menstruación, como ya hemos informado. Sin embargo, es imposible saber la fecha exacta en que el espermatozoide fecundó el óvulo y dar una fecha exacta, pero a través del examen ecográfico es posible verificar el desarrollo fetal e informar de la semana gestacional en que se encuentran.

Ya en la primera ecografía, que suele realizarse a petición del ginecólogo en torno a la séptima semana, se comprobará el saco gestacional y las medidas del embrión. El propio ecógrafo calculará el número de semanas de gestación del embrión mediante gráficos. Con el informe de la ecografía, tu ginecólogo puede comprobar si la información coincide con la dada durante la consulta, como la fecha estimada de concepción.

Al calcular la duración del embarazo, se anotará la fecha prevista de nacimiento del bebé. Esta fecha se comunica cuando, según los cálculos médicos, el embarazo alcanza las 40 semanas. Recuerda que este no es el momento límite para que el bebé nazca y no debe ser motivo de preocupación ni de necesidad de una cesárea por este motivo, al fin y al cabo el bebé puede nacer hasta las 42 semanas, obviamente estando debidamente acompañado por el médico.

Al no ser posible una fecha concreta de fecundación, el cálculo tiene posibilidades de tener errores de fecha por debajo o por encima de la fecha exacta, por lo que el bebé puede tardar un poco más en nacer y la gente piensa que está pasando el tiempo. Muchas mujeres también con sus ciclos menstruales irregulares no saben informar cuando es su periodo fértil correcto o incluso la fecha exacta de su última menstruación, lo que dificulta el cálculo médico para informar el tiempo gestacional.

También conviene advertir que el embarazo no siempre se produce el mismo día de la concepción, ya que los espermatozoides pueden sobrevivir en el aparato reproductor femenino entre 5 y 7 días y la fecundación sólo se produce días después, cuando se ovula. Este hecho no garantiza un 100% de certeza en el caso del cálculo cuando la mujer recuerda el día de la concepción, porque no necesariamente ocurrió en ese día exacto.

Aprovechando el espacio, quiero contaros algo nuevo para nuestras mamás lectoras que estén pensando en tener otro bebé en el futuro, o incluso si tenéis alguna amiga que esté intentando quedarse embarazada. En colaboración con la empresa Famivita, desarrollamos una línea de productos especializados en salud y fertilidad. Entre ellos tenemos las vitaminas para la fertilidad de la mujer FamiFerti, la vitamina para la fertilidad del hombre ViriFerti, los test de ovulación y el gel lubricante amigo de la fertilidad FamiGel, que hace el papel de moco, aumentando la movilidad de los espermatozoides además de aumentar el placer. Puede encontrar cada uno de estos productos aquí en nuestra tienda virtual.

Véase también: ¿Cómo calcular el tiempo de embarazo? - Comprender el cálculo médico

Foto: Bianca Santana, Wagner Cezar