Entre los principales síntomas del embarazo, algunos se recuerdan más que otros, como las náuseas matutinas, el sentido del olfato sensible o el dolor de pecho. En cambio, los trastornos intestinales no se mencionan con tanta frecuencia. Por ello, las mujeres sufren dolores de estómago en el primer trimestre y pueden quedarse con la duda de si es en realidad el comienzo del embarazo lo que provoca la diarrea.

La noticia reconfortante es que tanto el estreñimiento como la diarrea son comunes y afectan hasta a la mitad de las mujeres embarazadas. Al principio no es grave, pero si persiste durante más de dos o tres días, es importante investigar más las causas.





Las primeras semanas de embarazo son las más importantes para la formación del feto y, por tanto, hay que prevenir o atender cualquier enfermedad lo antes posible. La diarrea, al igual que las náuseas, deshidrata el organismo y a veces es necesario reponer los nutrientes con suero, ya que configuran un riesgo de parto prematuro y de aborto espontáneo en las primeras etapas del embarazo.

Las causas de la diarrea varían, y no siempre se atribuyen a razones estrictamente hormonales. Por lo tanto, una dieta saludable y evitar los alimentos crudos de origen desconocido es la primera medida que debe tomarse al principio del embarazo.

Posibles causas de la diarrea en el embarazo

La variación de hormonas como la gonadotropina coriónica humana (hCG) es la principal responsable de las molestias estomacales y de la hiperémesis gravídica. A menudo, los síntomas de la disfunción gastrointestinal tienen un doble efecto, produciendo no sólo náuseas y vómitos, sino también diarrea. La solución, en todos estos casos, es el descanso y la hidratación, prestando atención para que el cuerpo no deje de absorber agua, vitaminas y minerales tan importantes para la salud de la embarazada y del bebé.

Además, dado que el cuerpo de la mujer embarazada es más sensible a los cambios, algunos cambios en la dieta durante el inicio del embarazo también pueden alterar el sistema digestivo, dando lugar a esos casos de diarrea que "van y vienen". Por ejemplo, las vitaminas prescritas en el periodo prenatal pueden provocar esta situación.

La diarrea causada por los cambios en la dieta suele ser leve y se resuelve por sí sola, a medida que el cuerpo se "acostumbra" a la dieta. Sin embargo, en los casos más prolongados de la enfermedad, esto puede ser una indicación de que la mujer ha desarrollado una intolerancia a ciertos alimentos. La cuestión es que, durante el embarazo, algunas mujeres desarrollan una mayor sensibilidad a sustancias que antes toleraban, según algunas investigaciones realizadas en Estados Unidos.

Infecciones

No debemos olvidar nunca que las intoxicaciones gastrointestinales son habituales en toda la vida debido a la invasión de cuerpos extraños en nuestras células: y no somos inmunes a ello en el embarazo. Las infecciones víricas o bacterianas también son responsables de la diarrea, y pueden producir los mismos síntomas durante el inicio del embarazo.

Las infecciones víricas suelen presentar síntomas como fiebre, escalofríos, dolores musculares y diarrea. Las bacterias dañinas, como la listeria, se encuentran en los alimentos mal manipulados y también pueden provocar diarrea. Causan enfermedades que se presentan con síntomas como fiebre, náuseas y diarrea, a veces acompañados de fuertes dolores de cabeza.

Examen y tratamiento

Si la embarazada va al baño más de tres veces al día durante más de dos días, es posible que ya esté sufriendo una deshidratación. Lo ideal en estas condiciones es consultar al médico, que puede indicar el mejor tratamiento y ordenar pruebas. Si las heces se vuelven gradualmente más finas o la diarrea viene con mucosidad o sangre, se debe consultar inmediatamente al médico.

IMPORTANTE: Es importante no automedicarse nunca. Los antibióticos sólo serán necesarios en caso de infección bacteriana grave, y sólo el médico puede prescribirlos. Muchos medicamentos no están indicados durante el embarazo porque son peligrosos para el bebé.

La dieta indicada para los casos de diarrea incluye:

  • Beber mucha agua (2 litros al día) y zumos
  • Alimentos líquidos y cocinados en el día, como caldos y sopas
  • Alimentos que contienen potasio y sodio, como los plátanos y el agua de coco
  • Frutas sin cáscara, evitando los frutos secos
  • Puré de verduras cocidas: zanahoria, patata, calabaza, chayote, batata, calabacín
  • Optar por carnes magras, como el pollo
  • De hidratos de carbono: arroz blanco, fideos hervidos o gachas de maíz
  • No comer alimentos fritos

Ver también: Primeros días de embarazo - ¿Cuáles son los síntomas del comienzo?

Foto: waldryano