En los días de calor, para huir de las altas temperaturas y de la incomodidad de estar en lugares cargados, mucha gente se rinde al aire acondicionado. Pero, ¿qué hacer cuando se tiene un bebé en casa? Lo primero que hay que saber es que el aire acondicionado no está prohibido si hay un recién nacido en casa, pero algunos cuidados se vuelven primordiales.

Uno de los principales problemas que provoca el uso del aire acondicionado es el de eliminar la humedad natural del aire, por lo que la nariz no puede filtrar adecuadamente el aire y tampoco humidificarlo para que llegue en mejores condiciones al pulmón.

Las personas que están expuestas al aire acondicionado durante mucho tiempo también son más propensas a contraer problemas de salud o a sufrir un aumento de las afecciones alérgicas, como rinitis, sinusitis o asma. Para que un bebé esté expuesto al aire acondicionado sin riesgo, es importante que los padres sigan importantes recomendaciones a la hora de utilizarlo.

Aprenda cómo es posible tener aire acondicionado en casa sin dañar al bebé

Los bebés también sufren las molestias causadas por las altas temperaturas, por lo que si se tiene cierto cuidado con el uso del recurso del aire acondicionado, los problemas pueden minimizarse considerablemente.

La recomendación en los días más calurosos es que los padres eviten exponer al niño a lugares muy cargados o bajo la luz directa del sol. El recién nacido puede permanecer en el aire acondicionado siempre que se tengan algunos cuidados, es importante que los padres comprendan que el grado de refrigeración del aire al que estaban acostumbrados antes de la llegada del niño no puede ser el mismo para un bebé tan frágil.

9 consejos para usar el aire acondicionado sin riesgos

  1. Control de la sequedad - Es inevitable la sequedad del aire causada por el aire acondicionado y de la misma manera que los adultos sienten la sequedad de la nariz, el niño también estará sujeto a las molestias. Por lo tanto, se pueden utilizar algunos dispositivos para evitar la eliminación total de la humedad del aire, como por ejemplo: el uso de un humidificador, una palangana con agua o una toalla húmeda en el lugar.
  2. Temperatura ideal - La temperatura ideal para no perjudicar al niño debe estar entre 23°C y 27°C. El recién nacido puede dormir en el aire acondicionado siempre que se respeten estas precauciones, pero lo ideal es que el aire se enfríe previamente a una temperatura de hasta 25°C y que al llevar al niño a la habitación se apague el aparato.
  3. Aparato de calidad - Es fundamental que el aparato sea de buena calidad, que se higienice con frecuencia y hoy en el mercado hay incluso opciones que prometen filtrar hasta el 80% de las bacterias y los hongos, lo que puede mejorar las condiciones del aire y prevenir a los niños de procesos alérgicos.
  4. Aire acondicionado en el coche - Tampoco está prohibido, pero es importante que los padres tomen algunas precauciones, como no dejar que la salida de aire apunte directamente a la cara del niño. En el caso de los aparatos más potentes, es importante regular la temperatura para que el ambiente en el coche no sea gélido, sino simplemente agradable.
  5. Ventilador - Se puede utilizar el ventilador, pero es esencial que el entorno esté impecable o, de lo contrario, sólo será un dispositivo para esparcir partículas de suciedad, hongos y bacterias. No debe colocarse directamente sobre el niño y, en el caso de los bebés de más edad, hay que procurar mantener el dispositivo fuera de su alcance.
  6. Humidificador - Este aparato puede ser perjudicial porque puede hacer que el aire sea muy húmedo, convirtiéndose además en una fuente de proliferación de hongos y bacterias. Lo ideal es que el entorno esté muy limpio y que haya ventilación natural en el lugar.
  7. Al bañar alniño - Lo ideal es apagar el aire acondicionado al bañar al bebé para evitar el choque térmico (aire frío después de un baño caliente). Lo ideal es volver a encender el aparato sólo cuando el pelo del niño esté seco.
  8. Tregua - En algunos momentos del día es importante apagar el aparato y permitir la ventilación a través de ventanas y puertas, esto ayuda a renovar el aire de la habitación.
  9. Dispositivo en el lugar correcto - Lo ideal es que el dispositivo esté alejado de la cuna del niño y en una posición opuesta a la cabeza del bebé.

IMPORTANTE: Aunque la temperatura límite para enfriar el aire es de 27°C, la mayoría de los expertos aconsejan que durante el día sea de 24°C a 26°C para que el bebé esté cómodo y no tenga problemas.

El aire acondicionado es malo para el bebé si no se tienen algunos cuidados, pero si los padres respetan los principales consejos es posible tener un ambiente agradable en el calor y que no cause daños a la salud del niño, al contrario, aportando al bebé más confort y bienestar.

Aprovechando el espacio quiero contar una noticia para nuestras lectoras mamás, que tienen intención de tener otro bebé en el futuro o tienen una pareja amiga que está intentando quedarse embarazada. En colaboración con la empresa Famivita, desarrollamos algunos productos que ayudan en la fertilidad de hombres y mujeres, entre ellos las vitaminas de la fertilidad que potencia la ovulación FamiFerti y en el caso de los hombres mejora la calidad de los espermatozoides, ViriFerti, así como el test de ovulación, la prueba de embarazo y el gel lubricante FamiGel. Puedes consíguelos aquí en nuestra tienda online.

Véase también: Alergia de la piel del bebé: ¿qué puede ser?

Foto: Sanutri Alimentación Infantil