Todos sabemos que un embarazo considerado normal (a término) es el que supera las 37 semanas, cuando nace antes de este periodo se denomina parto prematuro. Las causas de la prematuridad son muchas, pero aún no se conocen todas. Sólo el 30% de los casos tienen una explicación científica.

Algunos son casos de mayor riesgo de parto prematuro, como en los embarazos gemelares o múltiples o con antecedentes de problemas uterinos y cervicales.

Principales riesgos

Además de otros problemas que pueden surgir durante el embarazo y que ofrecen riesgos no sólo para la vida de la madre sino también para la del bebé, como la diabetes gestacional, la preeclampsia, los problemas de obesidad y también las anomalías o problemas de salud del bebé, como la dificultad respiratoria. Algunas de las razones que se ha demostrado que causan el nacimiento prematuro son:

  • Malformación uterina
  • Placenta previa
  • Infecciones uterinas
  • Malformación fetal
  • Rotura prematura de la bolsa / rotura de la bolsa

Los problemas de hipertensión, la insuficiencia istmo-cervical, el embarazo por fecundación in vitro y el desprendimiento prematuro de la placenta son también causas muy frecuentes de parto prematuro y merecen atención y un seguimiento adecuado.

Cuidados después del parto

También hay que tener cuidado después del parto, donde el bebé casi siempre necesita cuidados especiales debido a la inmadurez de sus órganos, como los pulmones y los riñones, y necesita ser ingresado en la UCI neonatal.

Como los bebés prematuros nacen con un peso muy inferior al esperado, la hospitalización también es necesaria para controlar su aumento de peso y su desarrollo. Algunas maternidades trabajan con el proyecto "madre canguro ", que permite a los bebés prematuros ser amamantados por sus madres o, al menos, recibir leche materna a través de una taza. El aumento de peso marcará la diferencia en la respuesta al tratamiento y le permitirá ser dado de alta lo antes posible.

En algunos casos, es necesaria una hospitalización prolongada en casos especiales como los nacidos en el sexto mes y en algunos casos incluso antes. La hospitalizaciónen la UCI neonatal hará la misma función que el útero o tratará de hacer lo máximo posible.

Proporcionando un lugar acogedor, con cuidados y proporcionando la alimentación adecuada para que pueda terminar su desarrollo y aumento de peso incluso en la incubadora. Los exámenes se realizan para el seguimiento y para comprobar que todo es como se espera.

Señales de parto prematuro

Debido a algunas complicaciones y problemas durante el embarazo, el cuerpo puede mostrar diferentes síntomas, algunos de los cuales pueden ser signos de parto prematuro. Pero conviene advertir que los signos de parto prematuro no siempre significan que vaya a producirse, puede ser sólo una amenaza y que con ayuda e intervención médica y cuidados todo se solucione.

Contracciones

Si notas contracciones, aunque sean leves y casi imperceptibles, y aún no has pasado del grado 37, es recomendable que acudas a tu médico para que analice las condiciones de tu cuello uterino, que puede empezar a dilatarse o adelgazar.

El médico realizará un análisis general de la situación, así como de las condiciones del embarazo, de la salud del bebé y también de la mujer, lo que apuntará a la mejor decisión de tratamiento o solución del tema que en muchos casos se puede optar por el nacimiento del bebé, por considerar que tiene más posibilidades de supervivencia y desarrollo fuera del útero.

Además de las contracciones uterinas, se puede sentir una fuerte presión en la zona pélvica, así como dolor en la parte baja de la espalda, que también forma parte del parto y es un signo de parto prematuro cuando se produce antes de la semana 37.

Las secreciones vaginales de color diferenciado o gelatinoso (tapón mucoso), los calambres menstruales y la diarrea son también signos evidentes y se debe acudir al médico inmediatamente.

La importancia de los cuidados prenatales

Por ello, el control prenatal es esencial para un embarazo saludable, ya que gracias a él es posible predecir y detectar posibles problemas de salud, enfermedades crónicas e incluso reacciones alérgicas que pueden provocar un parto prematuro. Así como los problemas hereditarios y los antecedentes familiares de salud de los padres que son determinantes para rastrear e investigar posibles y futuros problemas.

Gracias a los grandes avances médicos en relación con los bebés prematuros, las posibilidades de desarrollo y supervivencia de los bebés nacidos prematuramente son altas. Sin embargo, cuanto más corto sea su periodo intrauterino, más probabilidades habrá de que tengan problemas de salud.

Los bebés prematuros son muy propensos a presentar problemas de coordinación motora, dificultades visuales y de aprendizaje, parálisis cerebral y problemas respiratorios.

Ver también: ¿El parto a las 37 semanas tiene riesgos?

Foto: Roberto Vinicius, Jeso Carneiro