La endometriosis es una enfermedad muy conocida entre las mujeres por el intenso dolor que provoca, pero se sabe poco sobre sus otros síntomas, cómo se produce y por qué causa un dolor tan fuerte, así como sobre los tratamientos más adecuados.

¿Qué es la endometriosis?

Antes de explicar qué es la endometriosis, hablemos un poco del aparato reproductor femenino. Durante el ciclo menstrual, el cuerpo femenino se prepara en cada fase para cumplir el ciclo, y durante estos cambios el endometrio (tejido que se desarrolla en la parte interna del útero) se fortalece para albergar un embrión.

Sin embargo, cuando no se produce la fecundación, el óvulo se elimina junto con este endometrio a través de la menstruación. Pero durante este proceso, puede producirse un crecimiento que se considera anormal del endometrio, y que se expande y afecta incluso fuera del útero.

El crecimiento del endometrio alcanzando lugares como la vejiga, el recto, los ovarios e incluso el intestino, puede ser la causa de fuertes dolores abdominales, además de intensas hemorragias y, en casos más graves, de infertilidad.

Causas de la endometriosis

La endometriosis se considera una enfermedad hereditaria, y las mujeres de varias generaciones de la familia pueden padecerla. Aunque es una afección que se descubre al llegar a los 25-35 años, los estudios afirman que la endometriosis puede comenzar poco después de la menarquia (primera menstruación).

Sin embargo, hay otras causas que apuntan a la existencia de la endometriosis, como la deficiencia del sistema inmunitario. En este caso, el sistema inmunitario no es capaz de reconocer el crecimiento del endometrio en lugares inadecuados, lo que permite su rápido desarrollo.

Otra causa señalada por los médicos es que después de algunos procedimientos quirúrgicos se inicia la endometriosis, como incluso la cesárea. Esto puede ocurrir cuando algunas células endometriales entran en contacto con la zona de la incisión quirúrgica, alojándose y desarrollándose en lugares inadecuados.

Las mujeres con menstruación retrógrada también presentaron casos de endometriosis. Como en la hemorragia menstrual hay células del endometrio, un cierto "reflujo" en la cavidad pélvica puede hacer que estas células perdidas se depositen en lugares inapropiados como las paredes pélvicas, fuera del útero.

Síntomas de la endometriosis

El principal síntoma de la endometriosis y tan conocido entre las mujeres es el dolor abdominal intenso, siempre asociado a los dolores menstruales, pero mucho más intenso durante el periodo menstrual.

  • Dismenorrea (dolor durante la menstruación);
  • Dolor intenso durante la penetración en las relaciones sexuales;
  • Diarrea;
  • Calambres intensos hasta dos semanas antes de la menstruación;
  • Dolor intenso al orinar y defecar.

El flujo de sangre menstrual muy abundante, el cansancio y la fatiga excesivos durante el periodo menstrual y la dificultad para quedarse embarazada son otros síntomas de la endometriosis.

La intensidad de los síntomas no está relacionada con la gravedad del problema. Algunas mujeres que tienen casos intensos de endometriosis simplemente no sienten ningún síntoma. Otras, con el inicio de la endometriosis, sienten fuertes dolores.

La variación de los síntomas también es un hecho, no todos los meses puede aparecer el dolor y con ello se puede complicar aún más el averiguar de qué se trata y cerrar un diagnóstico. Los síntomas pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades, por lo que es fundamental que cuando sospeche, acuda a su ginecólogo.

Diagnóstico de la endometriosis

El diagnóstico de la endometriosis no puede cerrarse sólo a través de los síntomas, ya que como hemos informado anteriormente, son síntomas que se confunden fácilmente con otros problemas de salud. Pero los síntomas pueden hacer sospechar al ginecólogo, que solicitará las pruebas oportunas para investigar la causa.

Las pruebas indicadas son:

  • Ultrasonido- A través de las imágenes de ultrasonido no es posible confirmar la existencia de endometriosis, pero es posible analizar si existe la presencia de quistes específicos que indican endometriosis;
  • Examen táctil: mediante el examen táctil vaginal y rectal se pueden detectar anomalías en la zona;
  • Resonancia magnética - A través del examen deresonancia magnética es posible confirmar la existencia de endometriosis, desde quistes hasta endometriosis profunda. En el examen es posible hacer un mapeo completo de la pelvis y verificar la existencia de lesiones.

En casos extremadamente raros y cuando las pruebas no son suficientes para confirmar la endometriosis está indicada la laparoscopia para el diagnóstico. De hecho, el procedimiento de laparoscopia se recomienda para resolver el problema, ya que a través de una pequeña abertura en el abdomen se puede buscar la presencia de quistes de endometriosis y ya hacer la eliminación inmediata.

Tratamiento de la endometriosis

Como ya sabemos, la endometriosis es un problema que provoca intensos dolores en las mujeres, pero como la afección puede variar de una mujer a otra, así como los síntomas, el tratamiento también puede ser diferente de una a otra.

Hay que analizar todo el cuadro, junto con las pruebas solicitadas por el ginecólogo para encontrar el mejor tratamiento y resolver la situación de una vez por todas, o al menos controlar el intenso dolor hasta encontrar la mejor solución o tratamiento. La endometriosis no tiene cura, pero existen tratamientos adecuados para su control.

Por lo general, se recetan medicamentos para controlar el dolor y también para reducir la progresión de la enfermedad. Entre los medicamentos, además de los analgésicos y antiinflamatorios, se puede prescribir el uso de anticonceptivos de uso continuo para interrumpir el ciclo menstrual, produciéndose un efecto similar al de un embarazo, y estando la endometriosis controlada.

Este tratamiento suele dar buenos resultados en el control del dolor, pero provoca efectos secundarios, como aumento de peso, náuseas y desequilibrios hormonales. Cabe mencionar que no trata las adherencias existentes, sólo controlará las molestias causadas por la enfermedad.

Otro tipo de tratamiento para la endometriosis es el uso de fármacos basados en la hormona GnRH, que actúan impidiendo la producción de estrógenos por parte de los ovarios. Por lo general, este tratamiento dura una media de 6 meses a 1 año.

Al tratarse de un tratamiento muy intenso, puede provocar fuertes efectos secundarios como: la pérdida precoz de calcio en los huesos y los síntomas tempranos de la menopausia, como el exceso de calor, la sequedad vaginal y los cambios de humor.

Si los medicamentos no tienen el efecto esperado o la endometriosis está avanzada, puede estar indicado el tratamiento quirúrgico. La cirugía laparoscópica está indicada para tratar las zonas lesionadas, extirpando todos los focos de endometriosis y quistes endometriales, incluyendo la eliminación de residuos en algunos órganos cuando los hay, como la vejiga y el intestino.

En casos extremos y cuando ninguno de los otros tratamientos ha surtido efecto, puede estar indicada la cirugía de histerectomía (extirpación del útero, los ovarios y las trompas de Falopio). Siempre se tiene en cuenta antes de la decisión si la mujer ya tiene hijos o no.

Tipos de endometriosis

Cuando hablamos de endometriosis, imaginamos que se trata de una sola enfermedad que puede clasificarse en leve y grave. Pero, de hecho, la endometriosis tiene unos cuantos tipos y cada uno de ellos merece una atención especial o diferenciada.

Endometriosis superficial - El tipo más común de endometriosis, la endometriosis superficial es aquella en la que las adherencias afectan a las zonas pélvicas y a la cavidad abdominal.

Endometriosis en los ovarios - También conocida como endometrioma, es aquella en la que la adherencia afecta a los ovarios, provocando un flujo menstrual intenso, dolor pélvico intenso y dolor durante las relaciones sexuales.

Endometriosis de la pared abdominal - Este tipo de endometriosis afecta a las zonas internas del abdomen, como la zona del ombligo. Suele provocar fuertes dolores abdominales durante el periodo menstrual, por lo que es más fácil detectarla durante este periodo mediante pruebas de imagen.

Endometriosis profunda - Se considera endometriosis profunda cuando las adherencias afectan a zonas de más de 5 milímetros, pudiendo incluso dividir la zona de la vagina y el recto. En este caso, sólo con una intervención quirúrgica es posible resolver la situación.

Endometriosis y fertilidad

Cuando el tema es endometriosis x fertilidad, es un poco preocupante, ya que la endometriosis se considera actualmente la principal causa de infertilidad femenina. Sin embargo, gracias a la gran evolución de la medicina, los tratamientos propuestos han ofrecido grandes efectos en este aspecto.

De hecho, la endometriosis sólo provoca una infertilidad irreversible si la enfermedad se descubre demasiado tarde y las trompas de Falopio ya se han visto afectadas, además de haber provocado cambios inmunológicos y hormonales que dificultarían la consecución de un embarazo.

Si has descubierto la enfermedad a tiempo, haz los tratamientos indicados por tu ginecólogo y habla de tu deseo de quedarte embarazada. Algunos procedimientos como la laparoscopia pueden ayudar a las mujeres que quieren quedarse embarazadas de forma natural, ya que se hace una "limpieza" de la adherencia y se deja el cuerpo de la mujer apto para quedarse embarazada.

Sin embargo, se da un plazo medio de 12 meses para que este embarazo se produzca de forma natural y la adherencia vuelva a ser un obstáculo. En estas situaciones, se recomienda la fecundación in vitro, para que se cumpla el deseo de ser madre.

Si sospechas que tienes endometriosis por los síntomas que has notado durante tu ciclo menstrual, habla con tu ginecólogo. No esperes la confirmación cuando ya no puedas soportar el intenso dolor. Cuanto antes se descubra, más éxito tendrá el tratamiento.