El corte en el perineo o episiotomía es un procedimiento que algunos obstetras realizan para facilitar el paso del bebé durante el parto normal. Suele ser un proceso indoloro, porque se realiza con ayuda de anestesia, pero muy incómodo después. Es un corte realizado en la zona muscular entre la vagina y el ano. Al estar situada en la zona íntima y ser una región tan húmeda y congestionada, el proceso de curación puede tardar más que en otros lugares del cuerpo.

Por lo general, la cicatrización completa de la episiotomía tarda 1 mes, pero a algunas mujeres se les pueden absorber los puntos o se les caen antes o después de este periodo, depende mucho del cuerpo y de los cuidados que se tengan. Los puntos de la episiotomía no tienen que ser retirados en el hospital. Algunos cuidados son esenciales para una curación más rápida, como:

  • Uso de bragas de algodón
  • Cambiar el absorbente con frecuencia
  • Lavarse con agua y jabón después de cada visita al baño
  • No hacer esfuerzo físico
  • Nutrición adecuada

Algunos alimentos están indicados como cicatrizantes y son grandes aliados de las mujeres después de realizar la episiotomía, como son: los huevos, los pescados como la sardina, el atún y el salmón, la gelatina y la leche y derivados que ayudan en la formación de los tejidos y reducen las posibilidades de inflamación. El consumo de frutas como el kiwi, la naranja, la fresa y la piña aceleran la producción de colágeno y mantienen la piel más firme. La zanahoria, el tomate, la remolacha, el brócoli, el mango y las espinacas ayudan a controlar las hemorragias y a prevenir la inflamación de la piel, facilitando y acelerando la curación.

La higiene debe realizarse durante el baño con el uso de jabón neutro. Después de cada visita al baño también es necesaria la higienización con el objetivo de que la orina y las heces no tengan contacto con los puntos y lo inflamen. El movimiento de limpieza debe ser de la vagina al ano evitando la contaminación. El uso de pomadas cicatrizantes no siempre se recomienda y sólo debe utilizarse si lo indica el obstetra.

IMPORTANTE: Si quieres tener un parto normal y no quieres una episiotomía, habla con tu obstetra antes. No todo el mundo lo realiza y lo apoya, pero es importante explicar tu deseo y tu opinión sobre el procedimiento.

Las relaciones sexuales sólo se permiten después de que los puntos estén completamente curados y cuando la mujer se sienta cómoda para hacerlo. Respetar su cuerpo, sus deseos y sus límites es esencial para recuperarse plenamente y volver a tener una vida sexual activa. El respeto de tu pareja y la comprensión también forman parte del proceso. Algunas mujeres pueden reanudar las relaciones sexuales al cabo de un mes, mientras que otras pueden necesitar un periodo de recuperación más largo para sentirse seguras. El miedo a que se abran los puntos al principio es inevitable, así que la precaución es lo mejor. En caso de enrojecimiento, dolor intenso o si se nota que sale alguna secreción del punto es necesario volver a consultar al obstetra.

Cesárea inflamada - ¿Qué hacer?

La cesárea es uno de los métodos de parto realizados por los obstetras. Aunque se trata de un parto, es una cirugía mayor que requiere una incisión en el abdomen y el útero para extraer al bebé. Y por ello son más susceptibles de sufrir con más riesgos como hemorragias, dolor en el postparto y sobre todo la cesárea inflamada.

Tras extraer al bebé y la placenta, se realiza la sutura, en la que hay que coser adecuadamente cada capa de piel y músculo hasta que quede una pequeña cicatriz. Es natural que la mujer sienta molestias en el lugar durante muchos días, hasta que se retiren los puntos. Sin embargo, hasta que llegue el momento de retirar los puntos de sutura deben tomarse muchas precauciones, que serán esenciales para mantener una curación adecuada y reducir los riesgos de inflamación de la cesárea.

En la mayoría de las maternidades, se hace un apósito sobre los puntos de la cesárea y así es como la mujer será dada de alta del hospital. El vendaje se encargará de que la ropa y las bragas no hagan daño. Otro consejo es el uso de una faja posparto que proporciona una mayor sensación de seguridad a la mujer posparto. No elijas una faja demasiado ajustada, sino una que sea cómoda para el cuerpo y que mantenga tu vientre en su sitio. Además de dar una sensación de seguridad ayudará a su cuerpo a volver a la forma anterior y todavía le impedirá hacer algunos movimientos y sentir dolor en la región del corte.

El lugar de la puntada necesita la máxima atención y mucha higiene. El baño puede realizarse con normalidad siempre que los puntos estén protegidos con el vendaje. Después del baño, se debe retirar el vendaje, limpiarlo con la ayuda de una gasa y alcohol al 70% y secarlo con una gasa limpia. Después de todo el procedimiento de higienización se debe hacer un nuevo vendaje. Si este procedimiento se realiza con precaución se evitarán posibles infecciones.

Pero muchas mujeres sufren con la cesárea inflamada, incluso asegurando el cuidado y los puntos de higiene intensos pueden inflamarse, y entonces ¿qué hacer? Los puntos inflamados pueden enrojecerse, hincharse, calentarse y sangrar y deben ser examinados por su obstetra en caso de que se produzcan cambios.

Se deben escatimar esfuerzos durante la curación y una alimentación adecuada marcará la diferencia para la recuperación de los puntos. Un menú rico en fibra y vitamina C ayudará a acelerar la curación, por lo que abusar de las frutas, verduras y arriesgar de su plato momentáneamente alimentos grasos. Los alimentos fritos, los embutidos y las recetas grasas dificultan el proceso de curación del organismo y ofrecen un gran riesgo de inflamación.

Otras razones para que la cesárea se inflame, además del esfuerzo físico y la falta de higiene, son:

  • Infecciones hospitalarias
  • Alergia al hilo de sutura
  • Edemas
  • Apertura de los puntos

Es sumamente importante que el obstetra analice la cesárea inflamada y determine el tratamiento adecuado. En el caso de las infecciones hospitalarias, puede ser necesaria la hospitalización para el control y el uso de antibióticos intravenosos que ofrecerán una recuperación más rápida. En el caso de las alergias, se pueden recetar medicamentos para aliviar los síntomas y, en el caso de los edemas, puede ser necesario utilizar drenajes para eliminar el líquido acumulado.

En caso de apertura de los puntos se puede hacer un punto falso con el objetivo de cerrar el sitio. El cuidado con la higiene en este caso debe redoblarse para que no aumente la infección y deje en el lugar una cicatriz muy protuberante. Es muy natural que en el lugar de la cesárea inflamada quede una cicatriz más protuberante de lo normal o queloide. Este hecho puede eliminarse posteriormente mediante procedimientos como la cirugía plástica, los tratamientos con láser o el uso de ácidos retinoicos e hialurónicos que pretenden aclarar las manchas.

Ver también: Evacuación después del parto - El miedo inevitable

Foto: AlexVan