La estomatitis infantil es un problema muy común entre los niños y algunas mamás se asustan por el llanto insistente del bebé y el rechazo a la comida que pueden ser los primeros signos. La estomatitis infantil es una proliferación vírica que infesta la boca del niño, normalmente esta enfermedad está causada por el virus del herpes simple.

Características de la estomatitis

La estomatitis infantil es muy dolorosa y puede causar un malestar extremo al bebé o niño afectado. Las placas dolorosas de la lesión que en contacto con cualquier alimento pueden molestar y causar dolor. La mayoría de los casos de estomatitis infantil no sólo afectan a la boca del niño, sino que también pueden afectar a la garganta y al esófago.

Las aftas de la estomatitis suelen ser blanquecinas y son similares a las aftas que podemos tener a lo largo de nuestra vida, con el agravante de que varias de estas aftas están probablemente "inflamadas".

La mayoría de los casos de estomatitis en niños se producen en los períodos más fríos del año. Los entornos cerrados y concurridos, como una escuela, por ejemplo, son el ambiente perfecto para la proliferación del virus HSV-1 responsable de la enfermedad.

Explicar el vídeo

Síntomas de la estomatitis infantil

Muchos niños afectados por estomatitis pueden tener como primer síntoma una fiebre insistente que se mantiene alta y durante más de 3 días. A esto le puede seguir la falta de apetito y el llanto constante.

Los niños mayores podrán decirle que hay algo que les molesta en la boca o en la garganta. Los bebés son más vulnerables, porque no sabrán informar de los síntomas y es la mamá la que debe comprobar lo que ocurre y, si es necesario, llevarlos al médico.

Señales

  • Falta de apetito
  • Irritabilidad
  • Fiebre de media a alta (puede alcanzar los 39°)
  • Llagas en la mejilla (parte externa)
  • Llagas blanquecinas o rojizas en la boca con posible presencia de placas de pus

Cómo diagnosticar la estomatitis infantil

El diagnóstico de la estomatitis infantil es relativamente sencillo, el pediatra de guardia puede detectarla fácilmente con un simple examen clínico. El contagio de la estomatitis en bebés y niños se produce por varias razones, entre ellas y sobre todo la baja inmunidad, pero la mayoría de los contagios se producen en niños de uno a seis años e incluso por debajo de un año, sobre todo en edad escolar o en guarderías.

Contagio

El contagio puede producirse por contacto piel con piel y también por llevarse la mano sucia a la boca, por lo que es importante lavar las manos de los niños con frecuencia o, si utiliza chupetes o tetinas, lavarlos y esterilizarlos a diario.

La sobremedicación, por ejemplo en niños que están sometidos a algún tipo de tratamiento, puede desarrollar una estomatitis sin necesidad de contagio. Sería una reacción natural del organismo.

Tratamiento de la estomatitis infantil

El tratamiento de la estomatitis infantil se basa en analgésicos que ciertamente aliviarán el dolor, pero en los casos de virus, no hay nada más que hacer, porque la crisis no se cura con antibióticos. Se pueden administrar medicamentos orales y tópicos para aliviar el dolor y la fiebre.

También sirven para facilitar la ingesta de alimentos y líquidos que en estos casos son rechazados por el niño porque le provocan dolor por la estomatitis, el tratamiento casero incluye alimentos fríos que alivian.

Incluya alimentos fríos como el yogur, el helado y los zumos no cítricos que se aceptan fácilmente. Las frutas son una buena opción, así como las sopas y pastas frías para facilitar la deglución.

Cuánto tiempo dura

Los brotes de estomatitis infantil pueden durar entre una semana y diez días, pero van disminuyendo con el tiempo. Si la crisis persiste más de diez días, la mamá debe volver al médico para comprobar si hay otros virus o bacterias que puedan aprovechar y crear nuevas colonias de la enfermedad.

Bacterias como la cándida y otras pueden presentar prolongación de las placas y llagas que para entonces ya no serán virales, porque el período para que el virus se active ya se ha agotado.

Si la estomatitis infantil se repite, el médico debe investigar lo que ocurre. Las crisis recurrentes suelen deberse a una baja inmunidad, pero es imprescindible la evaluación de un especialista.

Prevención

Lamentablemente, no existe ninguna forma de prevención que evite al 100% que su hijo contraiga la estomatitis. Dado que el virus puede encontrarse tanto en adultos como en niños y se contamina por contacto.

Lo que sí se puede hacer es evitar el contacto con los que ya están enfermos, evitando así los riesgos de que el niño también lo tenga. El mismo cuidado hay que tener cuando nuestros hijos tienen estomatitis, no enviándolos al colegio y pasándolos a sus amigos.

Nota del autor

Mis tres hijos tuvieron estomatitis, y casi al mismo tiempo. Joana fue incluso hospitalizada a causa de la alta fiebre, sólo para controlar su temperatura y que no hubiera mayores consecuencias porque la temperatura llegó a ser de más de 40°.

Con Melissa y Eduardo era más tranquilo, aunque no querían comer bien, las formas heladas o frías hacían una especie de anestesia y era relativamente tranquilo.

No tengas miedo, las aftas se secan solas, es cuestión de tiempo. La medicación es sintomática, dar tiempo a que el virus retroceda es esencial, pero la limpieza debe hacerse siempre que sea posible para evitar que el cuadro empeore.

Un consejo para las mamás que tienen intención de tener otro bebé o tienen una amiga que lo está intentando. ¿Sabías que en colaboración con la empresa Famivita hemos desarrollado unos productos que ayudan a las parejas a quedarse embarazadas más rápidamente? Entre ellos se encuentran las vitaminas para la fertilidad FamiFerti, que refuerzan la ovulación, el útero y el endometrio, y ViriFerti, para mejorar la calidad seminal, el gel lubricante que hace las veces de moco cervical y los test de ovulación y embarazo. Puedes consíguelos aquí en nuestra tienda virtual.