El momento del parto suele venir cargado de mucha ansiedad, además de todos los síntomas físicos comunes. Esta mezcla de sentimientos y emociones puede hacer que la mujer no sepa exactamente qué hacer en este momento, pero tener la información correcta y conocer cómo funciona su cuerpo, puede hacer que la mujer esté más tranquila, además de tener más conciencia y disminuir la ansiedad.

Saber, por ejemplo, cuál es el límite de espera para un parto normal es importante porque la mujer sabrá si el bebé está cerca o no, además de saber si está esperando demasiado y cuáles son las señales para acudir a la maternidad.

Por eso en el texto de hoy hablaremos de esto que es la duda de muchas mujeres y que puede ayudar a reducir esos síntomas de ansiedad que aparecen en las últimas semanas de embarazo.

¿Cómo se cuenta el tiempo de embarazo?

Parece una pregunta obvia, pero para las madres primerizas, no. Es muy importante saber todo lo que ocurre durante el embarazo, especialmente cómo se cuenta el periodo de gestación.

Después de todo, ¿debemos contar los meses o las semanas? Lo más correcto es calcular las semanas para ser lo más preciso posible, ya que un embarazo dura alrededor de 40 semanas, es decir, 280 días.
Ya este recuento, se puede hacer de algunas maneras, la primera de ellas es desde el primer día del último período menstrual. Es a partir de esta fecha cuando los médicos empiezan a calcular las 40 semanas de embarazo.

La otra forma es mediante una prueba llamada ecografía, que suele realizarse entre las 11 y las 13 semanas. En este examen el médico analiza algunas medidas y a partir de los resultados es posible establecer con mayor certeza el tiempo de gestación.

¿Cuánto dura un embarazo?

La duración de un embarazo es variable, al fin y al cabo hay muchos factores internos y externos que interfieren en este cálculo, pero se toma como base que un embarazo dura 40 semanas, es decir, 280 días. Hablando de meses, su duración es de 10 meses lunares o 9 meses solares más 7 días.

Por lo tanto, un bebé que nace con menos de 37 semanas se considera prematuro porque aún no se ha desarrollado completamente y puede presentar algunas complicaciones posparto. Por otro lado, un bebé que nace con más de 42 semanas se considera postérmino, es decir, que ha esperado demasiado para nacer.

Al igual que en el caso de los bebés prematuros, los bebés postérmino también pueden presentar mayores complicaciones debido al exceso de tiempo que han permanecido en el útero. Lo ideal es que el bebé nazca entre las semanas 37 y 42 de embarazo. De este modo, se considerará un embarazo a término, cuando el parto se produzca dentro del plazo ideal.

Por lo tanto, para saber cuál es el límite de espera para el parto normal es necesario analizar cada embarazo de forma individual, lo ideal es que no pase de las 42 semanas, por lo tanto, es necesario estar siempre en contacto con su médico, realizando las pruebas prenatales para saber si tendrá que hacer una inducción o es seguro esperar el parto natural.

¿Cómo sé si estoy de parto?

Muchas mujeres se preocupan cuando piensan en el momento en que se pondrán de parto. Pero, después de todo, ¿cómo saber si realmente ha llegado el momento? Hay algunos síntomas que lo indican. A diferencia de las contracciones de entrenamiento Braxton-Hicks, que son indoloras y no tienen frecuencia, la contracción real es dolorosa, regular y frecuente, y a medida que pasa el tiempo la frecuencia y el dolor aumentan.

Otro signo que puede indicar el inicio del parto es la pérdida del tapón mucoso, una secreción de color marrón que cubre el cuello uterino. La mujer embarazada también puede experimentar un fuerte dolor de espalda y un fuerte calambre similar a los calambres menstruales.

Y por último, uno de los signos más conocidos es la rotura de la bolsa. Cuando sientas estos síntomas es el momento de ir a la maternidad, sólo un médico puede decir con seguridad si realmente ha llegado el momento o si todavía tienes que esperar un poco más.

¿Puedo no ponerme de parto?

Es muy difícil que una mujer no se ponga de parto cuando el nacimiento va a ser normal. Esto puede ocurrir cuando se programa una cesárea desde el principio, en cuyo caso la mujer puede llegar el día previsto sin ponerse de parto.

Pero cuando está a punto de ser normal, el parto forma parte de ese momento, aunque los síntomas tarden en aparecer. Por supuesto, hay excepciones, mujeres que esperaron hasta la semana 42 y necesitaron inducir el parto sin mostrar ningún síntoma. De todos modos, hay que saber que cada embarazo se produce de una manera diferente y que si todo se encamina hacia un parto natural, el trabajo de parto se producirá.

¿Cuándo debo preocuparme por el tiempo?

Es habitual que la ansiedad aparezca cuando se acerca la DPP (Fecha Probable de Parto) y aún no han aparecido los síntomas del parto, las dudas sobre cuál es el límite de espera para un parto normal se hacen más frecuentes y también el miedo al parto postérmino.

Así que cuando se acerca a las 39 semanas la mujer ya tiene que estar atenta a los signos del cuerpo y en constantes visitas al médico. A partir de ese momento, la monitorización es esencial para saber cuándo es seguro esperar y si es necesario inducir el parto.

Esto lo decidirá el médico junto con la mujer embarazada. Aunque muchas mujeres apoyan firmemente el parto natural, la salud del bebé debe ser lo primero en este momento.

Esperar es importante

Aunque lo ideal es que el bebé nazca entre las semanas 37 y 42, cada embarazo se desarrolla de forma diferente y tiene sus propias peculiaridades. Sólo el control médico dirá si hay problemas en la espera, o no.

La mayoría de las veces la espera es importante, el bebé sigue creciendo ahí dentro, ganando peso, madurando y por muy ansiosa que esté la mamá por conocer al nuevo miembro de la familia, hay que respetar sus tiempos. No te preocupes en vano, habla con tu médico, las consultas al final del embarazo son muy importantes y estas conversaciones también.
Haz todas tus preguntas y trata de mantener la calma, al fin y al cabo la ansiedad puede perjudicar y prolongar aún más esta espera.

Toda madre quiere ver a su hijo lo antes posible. Todos quieren conocer el rostro de esa personita que lleva tantos meses en su vientre. Pero no hay que desesperar, el bebé llegará tarde o temprano.

Y para que un parto sea tranquilo y el bebé nazca en un entorno lleno de armonía, es necesario que la madre sea consciente de cuál es el límite de espera para un parto normal y por qué la espera es tan importante.

No hay que angustiarse, seguro que pasarás muchos días con tu bebé y le acompañarás en cada transformación de su vida. El principal cuidado es el momento del parto y un nacimiento saludable del bebé.

Véase también: Preguntas y respuestas sobre el posparto
Foto: Mario Trainotti