Desde que nacemos somos susceptibles de sufrir reacciones alérgicas a todo lo que utilizamos, ya sea en el momento de la higiene, en el de la alimentación e incluso en el de la medicación. Al fin y al cabo la alergia no es ni más ni menos que tu sistema inmunitario luchando contra algo extraño en tu cuerpo. El sistema de defensas del organismo funciona para combatir la entrada de enfermedades e infecciones que quieren afectar a tu cuerpo, pero puede reaccionar ante la entrada de algo que lo haría bien como es el caso de la alergia a los medicamentos.

La alergia a los medicamentos es una de las alergias más complejas de diagnosticar porque no existe una prueba específica para determinar la causa de la reacción. La única forma de conocer la sustancia es comprobar cuál fue el último medicamento utilizado antes de que aparecieran los síntomas e informar al médico. Como la alergia es un problema desarrollado genéticamente, lamentablemente no es posible sospechar de antemano y menos aún evitar su aparición.

Los síntomas de la alergia a los medicamentos en los niños pueden aparecer tras el uso inmediato del medicamento, horas después o incluso días después, lo que dificulta aún más el diagnóstico y la búsqueda de la causa de la reacción alérgica. Por lo tanto, nada mejor que prestar atención a los primeros signos y en caso de cualquier mancha o enrojecimiento, buscar inmediatamente un médico que investigue la razón y solicite la suspensión del medicamento utilizado, evitando así un daño aún mayor a la salud del niño.

Los fármacos que suelen causar más casos de alergia a medicamentos en los niños son los antibióticos, los analgésicos, los antiinflamatorios, los medicamentos a base de diclofenaco, los anticonvulsivos y la dipirona. Vale la pena alertar que cualquier medicamento, incluso los colirios que se ven como inofensivos, pueden causar alergia a los medicamentos en los niños y al presentar cualquier síntoma se debe suspender su uso.

Principales síntomas de la alergia y cómo tratarla

La mejor manera de prevenir problemas aún mayores es mantenerse siempre alerta al iniciar cualquier tratamiento farmacológico y estar atento a posibles signos de alergia. Los principales síntomas de la alergia a los medicamentos en los niños son:

  • Labios hinchados
  • Enrojecimiento en todo el cuerpo
  • Picor en el cuerpo y en los ojos
  • Erupciones en la piel
  • Fiebre

Estos son los síntomas que se consideran comunes en caso de alergia a medicamentos, pero pueden aparecer otros más graves como la anafilaxia, en la que el niño puede tener dificultad para respirar, cambio de coloración azulada de la piel , incluidos los labios, desmayos, confusión mental. Además de estos síntomas, un pulso rápido, náuseas, diarrea, dolor abdominal y fotosensibilidad, donde la superficie de la piel en contacto con la luz del sol comienza a aparecer con lesiones escamosas.

Cuando note los primeros síntomas de alergia a un medicamento, se recomienda que busque atención de emergencia o consulte a su médico. El primer paso es suspender el uso del medicamento en cuestión y buscar una alternativa para continuar el tratamiento. Normalmente, los médicos buscan una alternativa con sustancias y componentes diferentes a los que causaron la reacción alérgica y así continuar el tratamiento que se interrumpió. Gracias a los avances médicos, hay una lista interminable de medicamentos que pueden sustituir a los tratamientos de diversas enfermedades.

En el tratamiento de la alergia a un fármaco, además de la sustitución del medicamento que causó la alergia, puede ser necesario el uso de un antihistamínico o un corticosteroide que alivie y controle los síntomas y las molestias de la alergia. Cuando se utiliza el medicamento por primera vez, hay que tener mucho cuidado y estar atento a cualquier síntoma o reacción.

Véase también: Cómo reforzar la inmunidad de los niños

Foto: Panchopolous, Daniel Zanini H.