El crecimiento y el desarrollo de los niños son una fatura natural, pero que acaba generando muchas dudas en los padres a causa de algunas fases. A veces acabamos topándonos con pequeños problemas como el olor de las axilas en los niños, que pueden parecer inofensivos y de poca importancia, pero es bueno tener cuidado para no generar problemas mayores en el futuro.

Cuando un niño se acerca a la pubertad, es normal que algunos signos empiecen a aparecer antes, al fin y al cabo este tipo de fase no empieza ni termina de la noche a la mañana, sino que se produce en cambios graduales. Uno de estos signos puede ser el desarrollo de las glándulas sudoríparas, que producen el sudor y causan el mal olor tanto en las axilas como en otras partes del cuerpo. Dicho esto, también es importante señalar que el olor en las axilas de los niños no es algo normal, ya que estas glándulas aún no están bien desarrolladas.

Por ello, es necesario prestar atención y comprobar si no hay ningún problema para que el niño desarrolle la sudoración de forma tan temprana y acudir a un especialista para que le ofrezca el tratamiento adecuado.

Causas del olor de las axilas en la infancia

Hay varios factores que pueden contribuir a la aparición del mal olor en los niños. Aunque estos factores pueden variar y tener soluciones muy sencillas o más complejas, no se puede dar un diagnóstico de si su hijo tiene o no algún trastorno o enfermedad que esté causando este olor.

Para ello es necesaria una visita al médico. Algunos de los principales factores que causan el olor de las axilas en los niños son:

  • La comida;
  • Hormonas;
  • La diabetes;
  • Bacterias;
  • Hiperhidrosis

Vamos a hablar más en profundidad sobre cómo cada uno de estos factores puede causar una mala plenitud en los niños.

Alimentos

El olor de las axilas en un niño puede surgir por la ingesta de grandes cantidades de ciertos alimentos, como el ajo y la cebolla, por ejemplo, que producen una gran cantidad de sudor, incluso en aquellos cuyas glándulas sudoríparas aún no están tan desarrolladas. Algunos alimentos que contienen hormonas, como la carne, también pueden influir en el olor de las axilas de los niños.

Hormonas

Como hemos mencionado al principio de este artículo, son los principales responsables de los cambios en nuestro cuerpo y de la transición de la infancia a la edad adulta. Un cambio en las hormonas puede hacer que un niño produzca olor de axilas mucho más de lo normal.

Si el niño es muy pequeño, puede ser un signo de pubertad precoz y hay que acudir al médico para un tratamiento adecuado.

Diabetes

Los niños que tienen diabetes tienden a tener un olor en las axilas más fuerte que los demás. Esto ocurre porque el cuerpo del niño no suele ser capaz de digerir tan bien los hidratos de carbono y convertirlos en grasa en el organismo, lo que acaba dando lugar a la cetona, que acaba generando un olor diferente en el sudor del niño.

Aunque el olor en sí no es un problema, es importante que la diabetes se trate bien para que el niño no desarrolle otros problemas y lleve una vida sana.

Bacterias

El sudor suele producir mal olor al entrar en contacto con las bacterias presentes en el organismo. Esto significa que incluso en los niños puede aparecer este mal olor, dependiendo del nivel de higiene que tenga el niño.

En la práctica, esto significa que cuanto más sucio esté un niño, más fuerte será el olor de su sudor en las axilas. La buena noticia es que, con una higiene adecuada, este tipo de problemas tiene fácil solución.

Hiperhidrosis

La hiperhidrosis se produce cuando las glándulas sudoríparas son hiperactivas, es decir, trabajan mucho más de lo normal y, en consecuencia, acaban generando más sudor. Aunque es más raro, también ocurre con los niños y puede ser la causa del olor de las axilas en los niños.

Como no hay una causa exacta conocida para que se produzca la hiperhidrosis (aunque se sabe que se produce en momentos de tensión, nerviosismo y ansiedad), no hay forma de hacer ningún tipo de tratamiento.

Aprovechando el espacio, quiero contaros algo nuevo para nuestras lectoras que son mamás y tienen intención de tener otro bebé en el futuro o incluso tienen una pareja amiga que está intentando quedarse embarazada. En colaboración con la empresa Famivita, hemos desarrollado una línea de productos especializados en la fertilidad masculina y femenina, que incluye vitaminas para la fertilidad masculina y femenina, test de embarazo, test de ovulación, kits y el gel lubricante amigo de la fertilidad FamiGel que desempeña el papel del moco fértil, mejorando el placer y facilitando que los espermatozoides lleguen al óvulo. Puedes consígalo aquí en nuestra tienda virtual.

¿Cómo evitar el olor en las axilas de los niños?

Hay algunas formas de evitar que tu hijo tenga un fuerte dolor de cabeza que son efectivas y no dañan el cuerpo del niño. Algunas de ellas son:

  • Uso de ropa de algodón;
  • Uso del desodorante;
  • Uso del bicarbonato.

Uso de prendas de algodón

Este tipo de ropa permite que la transpiración de la piel se produzca de forma natural y no se atrapa el sudor, a diferencia de algunas prendas sintéticas. Esto ayuda a evitar que los niños se vuelvan malolientes.

Uso de desodorantes

Existen algunos tipos de desodorantes específicos para niños que pueden ayudar a evitar el mal olor, especialmente en aquellos que, por alguna razón, producen más sudor de lo normal. Evita los desodorantes hechos para adultos, porque pueden atacar la piel del niño, creando otro problema en lugar de resolver el primero.

Uso del bicarbonato

Otra alternativa que puede ser interesante para evitar el olor de las axilas en los niños es el uso de bicarbonato directamente en el lugar. Retendrá el sudor y podrá evitar que cause el mal olor.

¿Cómo detener el olor en las axilas de los niños?

En el caso de los niños que tienen este problema con regularidad, es importante consultar a un médico para verificar que no haya un trastorno hormonal o alguna enfermedad, como la hiperhidrosis que mencionamos anteriormente. Pero hay algunas actitudes que los padres pueden tener para que el mal olor no aparezca, aunque el niño presente algún problema.
Mantener la higiene del niño al día y prestar atención a cómo se ensucia es algo que puede ayudar mucho en estas situaciones. También es necesario prestar atención a todos los productos que utiliza el niño, como la ropa, los jabones, las posibles cremas y los desodorantes.

El olor en las axilas infantil es algo que no pasa con pocas personas, pero tampoco podemos decir que es algo normal y que se debe dejar de lado. Es importante prestar atención a los posibles problemas que puedan surgir, como los hormonales, por ejemplo.

También debes prestar atención a no dejar que tu hijo salga de casa con mal olor, ya que esto puede ser perjudicial para el niño en muchos sentidos. Por lo tanto, aunque no es un problema muy grave como una enfermedad, el olor de las axilas en los niños debe tomarse en serio y tratarse de la mejor manera posible para que pueda resolverse de forma eficaz.

Ver también: Migraña infantil: ¿y ahora qué?
Foto: jp26jp