La lactancia es un momento mágico, de entrega total y que requiere mucha determinación y deseo de la mujer para conseguirlo. En los primeros días sobre todo no es fácil, primero la leche no sale rápido ni en cantidad suficiente, segundo por el dolor, más aún cuando el pico no está formado, y tercero cuando nos encontramos con el pico del pecho agrietado y herido por la cantidad de intentos e insistencia para alimentar a su hijo.

Pero, al contrario de lo que la mayoría de las mujeres piensan, el pico agrietado del pecho no es un síntoma común de la lactancia materna, sino una señal de que el asa no se está haciendo correctamente. En algunos casos incluso se produce una hemorragia en la zona debido a las grietas que se abren, pero también puede producirse una hemorragia aunque no sea dolorosa en la zona. Por lo tanto, si tu bebé regurgita leche con un poco de sangre, no te alarmes, al fin y al cabo puede haber mamado parte de la sangre y no hay nada malo en ello porque ha salido de tu pecho. La mejor manera de evitar el pezón agrietado es hacer que el bebé mame y tome el pecho correctamente. El pezón debe tocar el paladar blando de la boca del bebé, que es la parte más blanda del paladar. Si esto no ocurre, empiezan a aparecer grietas. Otro hecho muy común que provoca los dolorosos hematomas en el pecho es que el bebé succione en lugar de mamar o "mastique" el pico del pecho, este proceso junto con la saliva hace que la piel se rompa, provocando heridas.

En casos aislados, la piel de las mamas puede presentar sequedad causada por diversos motivos y acabar generando molestias en el momento de la lactancia. También conocido como eczema o dermatitis, esta región que tiene la piel tan delicada y fina puede sufrir debido al contacto con residuos de jabón para lavar la ropa, perfumes e incluso presentar alergia a la crema hidratante o desodorante. En este caso la mejor solución es averiguar la causa de la alergia y suspender su uso y para acelerar el proceso de curación, para no interrumpir la lactancia, puedes utilizar pomadas adecuadas para el pecho durante la misma.

En caso de que el dolor sea constante y dificulte la lactancia, se debe consultar a un médico para que compruebe la posible presencia de cándidas en el pico del pecho. El bebé puede contraer una infección en la boca llamada cándida, también conocida como muguet, y transmitirla al pezón de la madre. El dolor es muy característico y la madre siente punzadas en la espalda y una sensación de ardor muy fuerte durante la lactancia y también después. Para solucionar el problema es necesario un tratamiento adecuado que incluya en algunos casos la toma de antibióticos, incluyendo al bebé.

¿Cómo tratar el pico agrietado del pecho?

El primer paso para resolver este asunto es no desesperar y no abandonar la lactancia materna de inmediato, después de todo hay una solución a la situación. Al principio, lo mejor es acudir a un médico para que revise el pecho, ya sea tu obstetra o el pediatra de tu bebé, o incluso la maternidad en la que ha nacido, donde se analizará la forma en que le estás dando el pecho. Como decíamos antes, la forma incorrecta de dar el pecho puede ser la responsable de las fisuras, por lo que un buen consejo médico y aprender a dar el pecho correctamente puede ser la solución que necesitas. Otra recomendación muy importante es que no utilices productos de higiene en los pezones durante esta fase de lactancia, con limpiar la zona sólo con agua es suficiente.

El mejor remedio para curar la zona y ayudar en esta época de adaptación a la lactancia es la exposición del pecho a los baños de sol. Al menos 15 minutos de exposición ayudan mucho a la curación, además de la propia leche materna. Pasar la leche materna en el pico del pecho antes y después de cada toma, hace que la piel se mantenga firme y alejada de grietas y en caso de que ya existan, sirve como un gran remedio curativo. El uso de analgésicos sólo debe hacerse bajo recomendación médica, ya que cualquier tipo de medicamento durante esta fase pasará al bebé a través de la leche materna. Si tiene dudas sobre cómo actuar, busque ayuda médica.

Aprovechando el espacio quiero contar una noticia para nuestras lectoras mamás, que tienen intención de tener otro bebé en el futuro o tienen una pareja amiga que está intentando quedarse embarazada. En colaboración con la empresa Famivita, desarrollamos algunos productos que ayudan en la fertilidad de hombres y mujeres, entre ellos las vitaminas de la fertilidad que potencia la ovulación FamiFerti y en el caso de los hombres mejora la calidad de los espermatozoides, ViriFerti, así como el test de ovulación, la prueba de embarazo y el gel lubricante FamiGel. Puedes consíguelos aquí en nuestra tienda online.

Ver también: Cómo aumentar la leche materna -Comienza la lactancia

Fotos: Etolane, Willem Velthoven