Las mujeres experimentan dolores propios: desde los cólicos menstruales hasta los dolores del embarazo. Y las mujeres embarazadas, especialmente las primerizas, pueden tener miedo de algunos dolores en esta etapa. Pero no todos los dolores del embarazo son una señal de que algo va mal: algunos son bastante normales, ¡e incluso esperables!

Los dolores en el embarazo son inevitables. Pero, ¿qué dolores son normales y cuáles no lo son en el embarazo? Al principio del embarazo, los dolores pueden dar un poco de miedo. Los calambres, el dolor de espalda e incluso el dolor en el pie del vientre en el embarazo son habituales. Hasta la 10ª semana de embarazo, estos dolores pueden ser hormonales y por la expansión del útero.

Transformaciones uterinas

Hay que recordar que el útero es un órgano súper elástico, en realidad es un músculo e inicialmente (por lo general) tiene el tamaño de un puño cerrado. A medida que el embarazo avanza, comienza a hincharse y entonces aparece el motivo de los calambres. En el informe de la primera ecografía, es posible el resultado y suele venir escrito así: útero aumentado de tamaño con aspecto gravídico.

Al principio, la progesterona y la HCG mantienen el embarazo y el útero hinchado es una consecuencia de ello. Este cambio hormonal provoca calambres, molestias, incomodidad, etc. Después de esta fase, comienza la fase de malestar debido a que los músculos se aflojan y los órganos se mueven dentro del cuerpo. ¿Sabías que los órganos se desplazan dentro del cuerpo, provocando estos dolores de embarazo?

Los intestinos, el estómago, el hígado e incluso el corazón se adaptan de forma diferente para hacer sitio al útero y al bebé. Por lo tanto, el dolor en el vientre durante el embarazo es habitual y, dependiendo de tu sensibilidad a él, puede convertirse en un motivo de queja al médico. El dolor en el embarazo es transitorio y puede aparecer y desaparecer a medida que el bebé crece y el embarazo avanza.





¿Y el peor dolor?

Eldolor en el pie de la barriga, el dolor en el vientre e incluso en el estómago durante el embarazo, o más concretamente en el segundo trimestre, es muy común. En esta etapa los músculos bajo el vientre tienen que poder relajarse para acomodar el nuevo peso y la nueva condición de la mujer. Y si eres del tipo delgado, puedes sentir más fuerte este dolor debido a la intensa relajación de los músculos. Estos dolores pueden ser en el fondo, cerca de la ingle y en los lados. Para ello, es legal un corsé para soportar el peso del vientre. En los dolores comunes del embarazo también cabe el dolor en la región pélvica.

Golpes en la vagina

Yo misma he tenido la sensación de punzadas ahí abajo en la vagina! ¡Sí, en la vagina! Me daba miedo, pero sabía que era el peso del embarazo. Muchas veces, estas punzadas pueden ser una señal de que el bebé está encajando, o incluso la presión que hace el bebé con sus movimientos. Duele, pero vale la pena.

Dolor de ciática

Ahora bien, hay dolores que no son específicos de la fase, como la ciática en el embarazo. No es específicamente el embarazo, porque la mujer puede tener ya algún problema con el nervio ciático incluso antes del embarazo. Pero también puede ser que este problema de dolor ciático debido al peso del vientre. En definitiva, la ciática en el embarazo es muy común.

Síndrome del túnel carpiano

Otro dolor que también es súper común es el del síndrome del túnel carpiano. Afecta al nervio del brazo, concretamente al del antebrazo. ¡Duele mucho! Hay mujeres que incluso pierden fuerza en la mano a causa de este síndrome que, por desgracia, es común entre las embarazadas. Como tratamiento, el ginecólogo puede recomendar desde fisioterapia hasta medicamentos específicos para embarazadas.

Recuerda que los dolores en el vientre en el embarazo en la parte baja del abdomen son comunes, lo anormal en este caso es sentir excesivas ganas de orinar, sentir dolor y dejar sólo un poco de orina, gotas de orina. Estos dolores pueden ser de una infección urinaria. Sea cual sea el dolor que sientas, lo mejor es que hables con tu obstetra. Él/ella sabrá cómo manejarlo y si necesitas medicación para el dolor, te la recetará.

Preguntas de los lectores:

Dolor de muelas en el embarazo, ¿qué hacer?

El dolor de muelas en el embarazo es realmente un momento delicado, ya que la mayoría de los medicamentos están restringidos para las mujeres embarazadas. Para controlar el dolor se recomiendan medicamentos como el paracetamol o consejos caseros que pueden proporcionar alivio como es el caso del enjuague bucal con té de macela y propóleo que tiene acción antiinflamatoria y analgésica. En casos más extremos, se debe consultar a un dentista y a un obstetra para evaluar el tratamiento ideal.

Dolor de garganta en el embarazo, ¿qué tomar?

Al igual que con cualquier otra inflamación e infección en el embarazo es necesario tener un cuidado adicional en el uso de medicamentos en este período. El dolor de garganta en el embarazo se puede controlar de forma natural y sencilla. Las gárgaras con agua tibia y sal o el consumo de zumos ricos en vitamina C como es el caso de la naranja y la acerola ayudan a combatir la infección y todavía ayudan a controlar las defensas naturales del organismo. Sólo en casos de extrema necesidad el médico puede indicar el uso de antibióticos. Recordando que cualquier medicamento sólo debe utilizarse bajo prescripción médica.

¿Cómo aliviar el dolor de costillas en el embarazo?

Los dolores en las costillas son bastante comunes cuando se llega al tercer trimestre del embarazo, ya que debido a la expansión uterina, el tamaño del bebé e incluso el peso de los pechos que duplican su tamaño hacen que se produzca esta molestia. La mejor manera de aliviar el dolor de costillas es practicar ejercicios ligeros que controlen la respiración, usar sujetadores que den más soporte a los pechos y encontrar posiciones adecuadas para dormir. También se puede indicar el uso de paracetamol para aliviar las molestias.

¿Cómo aliviar el dolor en la cuenca durante el embarazo?

Cuando se llega al tercer trimestre, todo el cuerpo de la embarazada comienza a ultimar la preparación para el parto y, por tanto, también aparece el dolor de cadera. La práctica de ejercicios como la marcha o el Pilates, fortalecen la pelvis y están indicados para aliviar estas molestias. El uso de bragas adecuadas para embarazadas con modelos más altos y con costura de refuerzo puede ayudar a controlar la presión de la pelvis, así como el uso de cinturones de sujeción del vientre adecuados para embarazadas.

¿Cómo aliviar el dolor lumbar en el embarazo?

Las lumbalgias y los dolores de espalda son muy comunes en el embarazo, y se dan hasta en el 60% de las mujeres embarazadas. Estos dolores son el resultado de todos los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer embarazada, y pueden aliviarse con algunos cambios de hábitos. Evita las posturas que puedan estirar demasiado los músculos de la pelvis y la espalda, como las piernas cruzadas o estar de pie sobre una sola pierna. Los ejercicios de estiramiento ligeros, como el yoga para embarazadas, también pueden ayudar a aliviar el dolor lumbar en el embarazo.

Un consejo para nuestras lectoras embarazadas: Patricia Amorim, de la empresa Famivita, ha desarrollado un multivitamínico completo para embarazadas, llamado FamiGesta, que contiene ácido fólico, hierro, calcio y todas las demás vitaminas esenciales para el desarrollo del bebé y para controlar la salud de la mamá. Todavía tiene un diferencial, el tamaño de la cápsula que es mucho menor que otras marcas, facilitando la ingestión, en este período con tantas náuseas y mareos. Si quieres, puedes comprar aquí.

Véase también: Diabetes gestacional: cómo diagnosticarla y tratarla

Foto: José Manuel Ríos Valiente