La gripe ya es una enfermedad aburrida e incómoda para nosotros los adultos, y no digamos para nuestros pequeños, que no pueden hablar de lo que sienten y acaban irritándose con el malestar. Cuando notamos a nuestro bebé con gripe nos angustiamos, más aún cuando somos madres primerizas, y no sabemos cómo actuar en ese momento.

Qué hacer con un bebé agarrado

Lo mejor que se puede hacer cuando se nota que el bebé está resfriado es mantener la calma, ya que la gripe o el resfriado no traerán mayores complicaciones, salvo la incomodidad y la dificultad que sentirá el bebé para alimentarse debido a la congestión nasal.

Es natural que un bebé con gripe se muestre astuto, irritado, con la nariz tapada y los ojos rojos, pero estos síntomas suelen desaparecer en un plazo de 4 a 7 días, así que nada mejor que tener mucha paciencia. Una de las mayores preocupaciones de la madre es el apetito que puede verse afectado, al igual que nosotros los adultos cuando tenemos gripe el bebé pierde algo de hambre, así que no te desesperes si por casualidad no está comiendo como lo hace normalmente.

Cómo tratar la gripe en el bebé

Es bueno que la mamá se prepare, porque se volverá experta en el tema de la gripe del bebé, ya que los niños están de media de 7 a 12 veces al año con gripe o resfriado y esto ocurrirá hasta los 5 años, que es cuando su sistema inmunológico será más fuerte. Por lo general, la gripe desaparece por sí sola al cabo de unos días, pero se pueden tomar algunas medidas para aliviar las molestias del bebé:

  • Deja que el bebé duerma con la cabeza más alta que el resto del cuerpo. Esto hará que la respiración mejore un poco, además de aliviar la congestión nasal.
  • Mantén la nariz del bebé limpia con un aspirador nasal y solución salina, puedes usar el gotero o el spray.
  • Si es mayor de 6 meses y ya toma zumos, ofrézcale un zumo de naranja que además de hidratarle le ayudará a combatir la gripe porque es vitamina C, un remedio natural.

Además de estas precauciones, los biberones, chupetes y tazas deben esterilizarse después de cada uso, y la higiene de las manos al tocar al bebé debe realizarse siempre antes de cogerlo. Esto ayudará a una rápida recuperación, manteniendo otros virus y bacterias fuera del alcance del bebé.

¿Bebé agarrado con tos?

Sí, es normal que un bebé que tose tenga gripe, porque la gripe es una infección de las vías respiratorias causada por diversos virus que se transmite a través de las gotitas de saliva que se expulsan al estornudar y toser y que acaban siendo inhaladas por las personas de alrededor.

Otra forma de transmisión es a través de las manos que reciben el virus cada vez que se tose y estornuda al protegerse con las manos, por lo que es fundamental lavarse bien las manos sobre todo cuando se coge a un bebé o a un niño.

Por qué se produce la tos

Como el virus afecta a las vías respiratorias, la tos se produce como una forma de combatir y eliminar los agentes que atacan. Sólo debes preocuparte y buscar un pediatra, si los síntomas persisten más de 5 días, los pulmones llenos de flema y presentan fiebre superior a 38 grados.

Con estos síntomas es recomendable acudir al pediatra y si es necesario hacer una radiografía de los pulmones para ver la intensidad de las flemas y si hay algo más grave. Si el pulmón está lleno, hay que redoblar los cuidados con el bebé de la gripe, ya que si no se trata adecuadamente puede evolucionar hacia una neumonía y el estado empeora aún más.

Tratamiento

El tratamiento ideal para cada bebé debe ser aconsejado por el pediatra tras la consulta y no se debe ofrecer ningún medicamento sin receta. En el caso de un bebé con gripe, normalmente el tratamiento se basa en una solución salina para limpiar las fosas nasales y un antipirético en caso de fiebre.

Aprovechando el espacio, quiero contaros algo nuevo para nuestras mamás lectoras que estén pensando en tener otro bebé en el futuro, o incluso si tenéis alguna amiga que esté intentando quedarse embarazada. En colaboración con la empresa Famivita, hemos desarrollado una línea de productos especializados en salud y fertilidad. Entre ellas tenemos las vitaminas para la fertilidad femenina FamiFerti, la vitamina para la fertilidad masculina ViriFerti, los test de ovulación y el gel lubricante amigo de la fertilidad FamiGel, que hace el papel de moco, aumentando la movilidad de los espermatozoides además de aumentar el placer. Puede encontrar cada uno de estos productos, así como el kit tentante aquí en nuestra tienda virtual.

Ver también: ¿Cómo bajar la fiebre de los niños?

Fotos: Brittany Randolph, Molly