¡Ansiedad! Esta es una buena palabra para definir lo que son los 9 meses de espera para tener un hijo. Mientras sucede toda la preparación, los exámenes, las compras, la ansiedad también llega y viene muy fuerte.

¿Qué padres no desean con fuerza ver la cara de su hijo? Y alrededor de 40 semanas después suele ocurrir esto. Pero, ¿cómo puede estar seguro de que el momento ha llegado realmente? Hemos elaborado una lista de señales que indican que ha llegado el momento de ir a la sala de maternidad para que estés atenta cuando finalmente llegue ese momento.

Principales señales de que ha llegado el momento de la entrega

En primer lugar, hay que recordar que no todas las mujeres presentan todos los síntomas del parto. Por lo tanto, la lista consta de algunos signos que, en conjunto, suelen indicar que el bebé está a punto de nacer.

Sin embargo, hay posibilidades de que las señales sean falsas o incluso una preparación del cuerpo para cuando llegue el momento. Sin embargo, es importante saber cuáles son los principales signos de que es el momento de acudir a la maternidad y estar atentos sobre todo si presentas más de uno de ellos. Las señales son:

  • Contracciones
  • La Bolsa ha estallado
  • Pérdida de la voluta mucosa
  • Bajo vientre
  • Vientre de la muerte

Vamos a hablar más en profundidad de cada uno de ellos y de por qué son señales de que ha llegado el momento de ser madre.

Contracciones

Las famosas contracciones son un gran indicio de que la mujer va a dar a luz. Pero hay que estar atentos y entender si son realmente contracciones de parto o si son sólo signos de preparación del cuerpo.

Esto se debe a que durante las últimas semanas del embarazo la mujer ya puede sentir algunas contracciones, también conocidas como contracciones de entrenamiento. Sin embargo, es cuando llegan a un ritmo definido, se sienten desde el abdomen hacia la espalda y se vuelven cada vez más constantes que es el momento de ir a la maternidad.

Otra característica fuerte de ellas, es que son bastante dolorosas, ya que el útero se endurece durante unos 30 segundos y luego se relaja, provocando estas contracciones.

La Bolsa ha estallado

La ruptura de las aguas puede producirse de forma lenta y gradual o de forma repentina, perdiendo todo el líquido de golpe. A veces la pérdida de líquido amniótico se confunde con la orina, sobre todo porque algunas mujeres experimentan incontinencia urinaria en las últimas semanas del embarazo debido al crecimiento del vientre.

Muchas madres acaban desesperadas en este momento, sobre todo las primerizas, porque piensan que van a tener el bebé en ese momento. Aunque esto es una clara señal de que es
momento de ir al hospital de maternidad, no hay necesidad de entrar en pánico cuando la bolsa se rompe. La mujer puede asearse, arreglarse y salir sin ninguna prisa.

Pérdida de la voluta mucosa

El tapón de moco o el tapón mucoso, como se conoce popularmente, es una especie de tapón fabricado por el cuerpo para proteger el cuello del útero de diversos tipos de bacterias durante el embarazo. Su aspecto puede ser bastante similar al de la flema y, cuando se pierde, suele ir acompañada de sangre.

La expulsión del tapón mucoso es una señal de que el cuerpo se está preparando para la salida del bebé, y también es la primera señal de que el cuello uterino se está dilatando. Aunque esto suele ocurrir el mismo día del parto, es posible que el bebé tarde unos días en nacer después de que esto ocurra.

Bajo vientre

Otra gran señal de que ha llegado el momento de ir a la maternidad es cuando el vientre de la mujer baja cada vez más. Esto se debe a que el bebé, tras ponerse boca abajo, empieza a encajar en los huesos de la pelvis de su madre para nacer.

La respiración de la mujer también tiende a mejorar cuando esto ocurre, ya que el bebé ya no presiona el diafragma.

Vientre de la muerte

También es bastante frecuente que, momentos antes del parto, la mujer sienta movimientos intestinales y molestias. Se trata de una reacción natural del cuerpo que busca literalmente vaciar a la mujer para que el útero pueda dilatarse cada vez más.

Los dolores de barriga, así como otros signos de que ha llegado el momento de ir a la maternidad, pueden producirse unos días antes de que comience realmente el parto, pero suelen aparecer con más fuerza el mismo día.

Falsos signos de parto

Aunque todos estos signos son evidencia de trabajo de parto, muchas veces se trata sólo de una preparación del cuerpo, o incluso de signos que se parecen a éstos, pero que no significan que la mujer esté realmente de parto.

Los dolores de vientre son un buen ejemplo de ello, ya que pueden producirse por otros motivos y hacer pensar a la mujer que se deben al parto.

Otra señal falsa que hace pensar a muchas mujeres que van a dar a luz son las contracciones de Braxton-Hicks, que se denominan falsas contracciones que se producen de forma esporádica y no causan mucho dolor ni molestias. Son bastante comunes en las últimas semanas del embarazo.

¿Cuándo llamar al médico?

Cuando una mujer se pone de parto, todas estas señales de que es el momento de ir a la maternidad aparecen de forma natural, sin ningún tipo de cambio. Los cambios preocupantes, como la pérdida de mucha sangre, la pérdida de dilatación, la pérdida de actividades del bebé o las secreciones excesivas pueden ser motivos para llamar al médico.

Mediante un rápido análisis, determinará si es necesario o no realizar nuevas pruebas o incluso una operación de cesárea.

Pero cuidado, no confundas el dolor intenso y los movimientos intestinales con estos signos preocupantes. El dolor es habitual en el parto y, a menos que sea tan intenso que la mujer no lo soporte, todo va bien.

Siempre habrá ansiedad cuando se trata de la llegada de tu bebé, no importa si es tu primer o cuarto hijo, este es siempre un momento especial. Sin embargo, esta ansiedad puede confundirnos a menudo y hacer que acudamos al hospital de maternidad con cierta antelación.

Por ello, es necesario estar atento a los signos verdaderos y conocer cuáles son los falsos y cómo se produce cada uno. Así es mucho más fácil saber cuál es el momento adecuado para ir a la maternidad .

Véase también: ¿Cómo acelerar el trabajo?
Foto: Sanjacy