Algunas personas sufren un problema muy incómodo que acaba provocando vergüenza, que es la salivación excesiva. Este problema tiene un nombre muy poco conocido, llamado por la medicina sialorrea y puede ser el resultado de varios problemas de salud, como irritaciones orales, aftas e incluso prótesis dentales mal ajustadas a la boca. Estos factores son sencillos de solucionar y con unos días la situación está resuelta.

Sin embargo hay causas de las que la sialorrea es consecuencia, como en el caso de las personas que tienen retraso mental o que sufren algún tipo de trastorno neurológico como la parálisis cerebral. En estos casos, la sialorrea no es para aumentar la producción de saliva, sino de difícil control neuromuscular que puede revertirse a través de la fisioterapia o incluso de una cirugía terapéutica reparadora, obviamente con la total ayuda y esfuerzo del paciente. El problema se encuentra cuando la persona tiene gran dificultad para retener la saliva dentro de la boca, saliendo sin poder controlarla.

La sialorrea también puede estar relacionada con problemas de deglución o con la sobreproducción de saliva y debe investigarse para obtener un diagnóstico más preciso. Ya que los pacientes que sufren este problema corren un gran riesgo de inhalar el exceso de saliva y comida hacia los pulmones y acabar ahogándose. En el caso de los bebés, que suelen babear mucho, no te preocupes porque esto forma parte de su desarrollo y del nacimiento de sus dientes. Pero si el cuadro se agrava y se extiende más allá de la edad prevista, lo ideal es que se consulte al pediatra. El exceso de saliva en bebés y niños también puede generarse por problemas respiratorios, alergias nasales, estomatitis y casos de amigdalitis que pueden ir acompañados de fiebre y dificultad para tragar.

Sialorrea en el embarazo - ¿Es normal y qué hacer?

El problema de la sialorrea también puede darse durante el embarazo, especialmente en los primeros meses. El hecho está directamente relacionado con las náuseas matutinas y los vómitos excesivos, que son síntomas muy comunes del embarazo. Esto es lo que hace que las embarazadas sientan que su boca está siempre llena de agua, o mejor, de saliva, lo que acaba dificultando la deglución. Todavía no se ha encontrado la verdadera causa, pero la medicina relaciona el hecho con cuestiones psicológicas y hormonales. Pero el aumento de la producción de saliva durante el embarazo tiende a desaparecer de forma natural con el paso de los meses.

Hay algunas formas de reducir y aliviar las molestias de la sialorrea en el embarazo, como hacer varias comidas en pequeñas porciones a lo largo del día, facilitando así la deglución. Reducir la ingesta de alimentos que tengan almidón en su composición como es el caso del pan y las patatas, y los alimentos cítricos como el pepino también disminuyen la producción de saliva, reduciendo las molestias, por lo que merece la pena redoblar el cuidado con la alimentación en este periodo. Recordando que además de los niños, durante la fase de gestación la sialorrea puede ocurrir por inflamación oral, problemas estomacales, infecciones de garganta y problemas de reflujo, además de ser síntomas de quienes usan medicamentos como el clonazepan y el cloruro de potasio.

Si se resuelven los problemas anteriores, se solucionará el problema. Si la sialorrea se debe únicamente al embarazo, los síntomas irán desapareciendo con el paso de los meses, y normalmente desaparecerán al final del primer trimestre. Si el aumento de la producción de saliva continúa, hable con su obstetra, que evaluará la situación y la remitirá al tratamiento adecuado si es necesario.

Ver también: 20 síntomas del embarazo: ¡entiende cada uno de ellos!

Foto: HappyHeartPhotography2, george ruiz